7 formas de actuar frente a un berrinche

16/03/2020

Cuando los niños son pequeños aún no saben como regular y expresar adecuadamente sus emociones, por lo que es normal que los niños entre 1 y 3 años hagan berrinches. Sin embargo cuando el niño hace berrinche en tu institución, depende del educador como maneje la situación y pueda usar esto para promover la independencia, autoestima y manejo de emociones en el niño. 

Las emociones de los pequeños surgen de manera espontánea sin que intervengan decisiones conscientes, lo que genera que pierdan el dominio que tienen sobre sí mismos, que les cueste trabajo pensar antes de actuar, prever las consecuencias de su conducta y se les dificulte actuar de acuerdo a las normas establecidas. 

Los berrinches se generan cuando los niños enfrentan situaciones en las que se sienten frustrados, enojados, con miedo, angustia o como una respuesta a su deseo de independencia. 

Las principales situaciones que dan pie a que se presenten este comportamiento son:

  • Cambios en la rutina
  • Fatiga, hambre, incomodidad
  • Falta de atención
  • Dificultad para expresar lo que siente
  • Falta de comprensión sobre lo que quiere expresar
  • Deseo de hacer algo
  • Aprendizaje de modelos por parte de sus cuidadores.

7 estrategias para para actuar frente a esta situación: 

  • Anticiparse: los educadores pueden detectar las señales que indican que se va desencadenar un berrinche y evitarlo.
  • No discutir con el niño: en momentos de gritos y llantos, en los que el niño no escucha, es preferible esperar que el niño se calme. 
  • Ser flexible: antes de negar algo al niño es importante pensar si realmente es necesario decir “no” o simplemente se excede la autoridad.
  • Mantener la calma: Aunque el niño grite, es importante no elevar el tono de voz ni ponerse nervioso. La paciencia debe ser el aliado de tus educadores en estos casos. 
  • Ofrecer alternativas: el educador debe ofrecer otra actividad que le guste al niño, antes de que estalle el llanto. 
  • Evitar que se haga daño: si el niño se muestra agresivo, pueden tomarlo en brazos y demostrarle cómo mantener la calma. 
  • Dialogar: cuando el enojo haya pasado es importante hablar con el niño y explicarle porque tomaron esa decisión, que estuvo mal y por qué no debe comportarse así
Compartir

Suscribite a nuestro newsletter

Una vez al mes, te enviaremos un email con novedades y tips.